Post Header 17

Los 5 miedos más frecuentes al hablar en público y cómo superarlos en la oficina

Existen varios motivos que pueden producir el miedo a hablar en público. Si has sentido que solo te ocurre a ti y no le pasa a más nadie en la oficina... piénsalo de nuevo. Descubre los motivos más temidos frente a una audiencia profesional.

¿Quién puede decir que no ha sentido temor?

Exceptuando al protagonista del cuento de los hermanos Grimm "Juan sin miedo", no conozco a nadie.

El miedo es un mecanismo de defensa natural que se activa ante el peligro y permite responder con mayor rapidez ante las adversidades. Funciona como una alarma, pero no es el riesgo en sí.

Si bien la relación del miedo es directa con el mundo real, también existe el miedo imaginario o neurótico que no tiene correspondencia con el peligro.

El doctor en psicología Karl Albrecht en un artículo, publicado en la revista Psychology Today, titulado "The (Only) 5 Fears We All Share" describe la muerte, la pérdida de autonomía, la soledad, la mutilación y los perjuicios al ego, como los cinco miedos básicos que todos los humanos comparten.

¿Qué relación existe entre los miedos y hablar en público con confianza?

Una grande.

Miedos frecuentes al hablar en público

Si bien la relación del miedo es directa con el mundo real, también existe el miedo imaginario o neurótico que no tiene correspondencia con el peligro.

¿Por qué sientes miedo al hablar en público?

El miedo a los perjuicios al ego te ataca cuando tienes algo que hacer y terminas por imaginar el peor de los escenarios posibles.

La humillación, pasar vergüenza o cualquier otra situación de profunda desaprobación que amenace la pérdida de tu integridad son las consecuencias más temidas al encontrarte frente a una audiencia.

¿Cuáles son los 5 miedos más frecuentes al hablar en público?

La angustia generalizada a la aniquilación del ego puede presentarse mediante los siguientes temores:

1. Miedo a olvidar o confundir

Si eres de quienes memorizan sus intervenciones es posible que este miedo te persiga.

No es recomendable aprender exposiciones porque se notan poco naturales, y además, se corre el riesgo de olvidar lo que se dice.

Deja atrás el miedo a olvidar, ayudándote con notas y palabras claves que te señalen el camino.

2. Miedo a lucir como un ignorante

"¿Y si hay algún especialista que me contradiga?", te preguntas.

Bueno...

Si estás del lado de la verdad comprobable no hay nada que temer.

Es posible que exista quien te lleve la contraria, pero si tus argumentos están bien sustentados ningún experto es causa de temor.

¿Es que acaso no estás seguro de lo que dices?

Trabaja primero en eso.

3. Miedo a aburrir a la audiencia

Este es uno de los duros.

Confieso que me ataca ocasionalmente, llevándome a hacer cortas pausas mientras pienso “¿Será que se están aburriendo?”.

La realidad es… que en oficina… muchas personas asisten a reuniones por obligación, y los temas a tratar tampoco es que sean dirigidos por George Lucas, por mucho carisma que agregues para algunos no habrá el mínimo interés de escucharte.

Enfócate en que la información se transmita de forma clara y aprovecha la atención de quienes hagan contacto visual.

4. Miedo a las preguntas

Recuerdo a mis compañeros de bachillerato antes de empezar una exposición, diciendo:

"No vayan a preguntar nada".

Ahora no me imagino a algún conferencista diciendo algo como eso.

“Que gusto estar aquí con ustedes. Les agradezco que no realicen ninguna pregunta”.

Creo que me iría… (O quizás me quedaría para preguntar algo. 😈)

Las preguntas son necesarias para quienes están interesados por un tema.

Disfruta del hecho que te hayan prestado atención y recibe con agrado cualquier inquietud.

Los 5 temores más comunes en oficina

Haz conciencia de que enfrentas un temor irracional. Cualquier inconveniente puedes resolverlo utilizando palabras.

5. Miedo a la opinión del público

¿Quién no tiene detractores?

Piensa en algún personaje artístico, político, religioso, que sea muy relevante.

Hay quienes los aman. Hay quienes los odian.

Realiza tu mejor trabajo, recibe las críticas con humildad y mantente en mejora continua.

El juicio ajeno siempre va a estar presente, lo hagas bien o lo hagas mal. (Te lo dice un ingeniero que es actor de teatro. 😜)

¿Cómo solucionarlo en la oficina?

No querer hablar en público es uno de los miedos más habituales en oficinas, sin embargo, puede determinar tu vida profesional si no lo manejas adecuadamente.

  • Haz conciencia de que enfrentas un temor irracional. Cualquier inconveniente puedes resolverlo utilizando palabras.
  • Realiza lecturas formativas complementándolas con prácticas.
  • Aprovecha cualquier oportunidad que tengas para atreverte a practicar. Cualquier intervención te ayudará.
  • Consigue tus objetivos para hablar en público. Tenerlos claros te llevará a compensar las acciones con las metas fijadas.
  • Realiza una auto evaluación para detectar tus debilidades si no sabes cómo mejorar.
  • Utiliza una hoja de ruta para seguir los pasos necesarios para generar confianza.
  • Opta por asesorías si no quieres recorrer el camino solo.

¿Qué opinas?

¿Has pasado por alguno de los 5 miedos? ¿Has podido sobrellevarlos?

¿Conoces tus objetivos para hablar en público?

¿Cómo hablar en público para profesionales que quieren crecer?

Pack de trabajo

Recibe en tu correo las publicaciones semanales del blog junto al PACK DE TRABAJO gratuito y mejora tus habilidades.

  • Habla con confianza paso a paso con ayuda de una hoja de ruta.
  • Controla los nervios con técnicas fáciles de recordar.
  • Accede con anticipación a las fechas de talleres presenciales y en línea.

Carlos Fernini

Actor de teatro, ingeniero y autor de carlosdehecho.com. Escribe sobre la movida teatral de Maracaibo y las técnicas que ha consolidado para hablar a un público profesional con confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *