Como Manejar La Respiración Para Calmar Los Nervios

Cómo manejar la respiración al hablar en público y controlar los nervios

Respirar es un proceso que se realiza de forma natural, nadie nos enseñó, pero, ¿sabías que es posible aprender a controlar los nervios al hablar en público utilizando la respiración? Aprende tres formas de utilizar el aire que respiras para potenciar tus presentaciones orales.

Respirar es una actividad sencilla, ¿no?

Inhalar y exhalar. Simple, es todo lo que hay que hacer.

No es usual que te concentres en una acción que ocurre automáticamente, pero hay beneficios derivados de la respiración que puedes obtener si modificas el proceso natural en el momento correcto.

Aumentar la cantidad de aire que inhalas, modificar la velocidad que exhalas, incluso retener la respiración por unos segundos podría ayudarte al hablar en público.

Beneficios de la respiración

Hay beneficios derivados de la respiración que puedes obtener si la modificas en el momento correcto.

1 | Pausa para respirar

Si eres de las personas que aumenta la velocidad del habla, puedes empezar a trabajarlo con la respiración.

Puede pasarte que debido a la gran cantidad de palabras, no respires lo suficiente y empieces a ahogarte un poco a mitad de una frase.

Soluciónalo encontrando el momento correcto para hacer una breve pausa y respirar.

¿Cómo hacerla?

Lee un texto cualquiera en voz alta. Puedes aprovechar estas líneas para hacerlo.

Fíjate si al llegar a las comas y puntos te detienes.

Aprovecha las pausas para respirar, practicando con texto cada vez más largos, siempre en voz alta.

2 | Respiración profunda

Esta técnica la aplico en los momentos iniciales de espera.

Supongamos que es tu turno.

Sientes un pequeño temblor, las piernas débiles, sudor en las manos y el corazón latiendo a mil por hora.

Calma.

Lo primero es aceptar esos síntomas como parte del momento previo a hablar.

Yo duermo lentamente a los nervios con una inhalación controlada, lenta y profunda. Puede que no desaparezcan del todo, pero no te empeñes en borrarlos por completo. Lo importante es que hables con confianza aceptando que pueden acompañarte por un rato.

Me ocurría con frecuencia, que pensar en sentir nervios me generaba más nervios porque no quería que nadie lo notara. Hasta que acepté que los nervios pueden acompañarme sin ningún problema.

Hoy los considero como parte de la emoción de hablar en público. 

Puedes empezar por decirle a tu cuerpo: “Tengo nervios, pero respirando tengo el control”. 

¿Cómo hacerla?

Inhala por unos segundos hasta sentir que no puedes retener más aire, haciéndolo lo más lento posible.

Debes sentir en las paredes de la nariz cómo pasa lentamente el aire y poco a poco te vas inflando.

Exhala lentamente el aire por la boca hasta quedarte vacío.

Concéntrate en la respiración y repite las veces que sea necesario.

Es un procedimiento fácil de recordar y bastante efectivo.

3 | Respiración antes de hablar

¿Te parece que el instante antes de iniciar es eterno?

Muchas veces el arranque es el más difícil.

Aprovecha la respiración como un empujón para empezar a hablar.

No solo te ayudará a ganar valor sino que te asegurará que las primeras palabras salgan con energía.

Esta técnica la fijé desde las presentaciones de teatro. Justo después que  se abre el telón, antes de pronunciar alguna palabra, mi mejor acompañante era una profunda respiración.

Y cuando se abren las carpetas en una reunión de oficina… también.  😅

¿Cómo hacerla?

Realiza el procedimiento de la Respiración Profunda, pero en vez de exhalar para que el aire salga por la boca, empieza con las primeras palabras de tu exposición. (“Buenos días” o “¿Cómo están?” son mis favoritas 🙂)

Respiración para proyectar

Respirar profundo justo antes de empezar a hablar te servirá como "empujón" de energía para tus palabras.

Practicar la respiración es un gran beneficio

Lo mejor que brinda la respiración (adicional al obvio beneficio de mantenerte con vida 😅) es que puede servirte como una herramienta mucho más efectiva que un calmante.

Solo debes practicar con constancia para hacer conciencia de cómo utilizarla:

  • Utiliza una respiración profunda antes de comenzar tu ponencia.
  • En el instante antes de hablar toma una inhalación de velocidad moderada para ganar "impulso".
  • Realiza pausas que te permitan respirar en medio de frases largas.

¿Qué opinas?

¿Es fácil identificar la forma de respirar?

¿Has utilizado alguna de estas técnicas para tu beneficio al hablar en público?

Dame tu opinión en los comentarios o compártelo.

Mejora tus habilidades para hablar en público y crece profesionalmente.

Recibe en tu correo las publicaciones semanales del blog junto a contenido exclusivo.

  • Habla con confianza paso a paso con ayuda de una hoja de ruta.
  • Controla los nervios con técnicas fáciles de recordar.
  • Accede con anticipación a las fechas de talleres presenciales y en línea.

Carlos Fernini

Actor de teatro, ingeniero y autor de carlosdehecho.com. Escribe sobre la movida teatral de Maracaibo y las técnicas que ha consolidado para hablar a un público profesional con confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *